Reportaje vídeo boda

Cuando empezamos a hablar con Lucía y Edu sobre su recorrido, empezamos a esbozar en nuestras cabezas lo que iba a acabar siendo algo más que un reportaje de vídeo, íbamos a ir dibujando una historia muy especial.

Ella es Lucía. Su pintura, su trazo, su mirada desborda una profundidad infinita. Eduardo, amante del deporte, su alegría y su risa es contagiosa. La historia de ellos dos, única.

Compañeros de aventuras y desventuras y sobretodo amigos, cuando surgió la oportunidad de retratarle no dudamos en llenar el coche de cámaras, algo de comida y bebida e irnos con ellos en busca de caminos. Si por algo nos sentimos privilegiados con lo que hacemos es con la posibilidad de conocer a muchísimas parejas y pasar tiempo con ellas. Somos más que los fotógrafos de bodas, hacemos más que el reportaje vídeo boda. Conoces muchísimas cosas de ellos, de lo que les gusta, de lo que hacen incluso llegamos a veces compartir grandes pensamientos. Nos encanta. Pero si hay algo que valoramos por encima de todo, es tener la posibilidad de conocer una faceta de cada persona más profunda, más íntima.

Cuando íbamos andando Eduardo nos decía que se sentía nervioso. No le quitaba razón alguna. Somos los fotógrafos de bodas, personas que hemos pasado a formar parte de un día muy especial.

Siempre valoro tanto mi trabajo porque lo que cada pareja comparte conmigo y con mis compañeros es algo único, frágil a la vez que auténtico. Y eso no siempre es fácil exponerlo. Por eso, momentos como estos son los que hacen que nosotros no aspiremos a hacer reportajes de boda, sino que recojamos un trocito de la historia de las personas.

Gracias por dejar que cojamos un pequeño trocito de vuestra historia y lo inmortalicemos y ya sabéis, haced el ganso, al menos, tanto como nosotros.

Ver reportaje fotográfico de Lucía y Edu

Leave a Reply